Hay momentos que no podemos comprender

Para todos aquellos que somos padres ver a nuestros hijos sufrir de una manera o de otra nos parte siempre el corazón. Tal vez nuestros hijos les da una pequeña fiebre y nosotros como padres hacemos lo imposible para que pronto se recuperen. Nosotros prefiriéramos sufrir todo lo malo antes que ellos. Creo que eso es el amor de ser padres.

Unos días atrás me llegó una noticia muy triste – muy triste. Se me comentó que el hijo de una persona había tenido un accidente muy fuerte unos días antes. Por lo que tengo entendido el accidente causó daños en el cerebro de este joven. Dicho sea de paso este joven tiene solamente entre 15 o 16 años de edad – es decir que tiene toda una vida por delante. Se me dio la oportunidad de hablar con esta persona – fue algo difícil la llamada telefónica. Al escuchar en el tono de su voz, un tono de voz muy quebrantado por toda la situación en que su hijo se encuentra actualmente y lo terrible de la experiencia por la que está pasando. Yo podía escuchar el dolor en sus palabras, sus palabras hacían un eco…un eco que decía “yo quiero tomar el lugar de mi hijo”. Con cada frase expresada su voz se cortaba más y más…me dijo que no sabía lo que iba a pasar con su hijo, pero algo si sabía que Dios tenía control de todas las cosas y que al final de todo esto había un propósito.

Yo solamente escuchando atentamente y tratar de registrar todo, tratad de buscar una palabra de aliento pues es un poco difícil en estos momentos. Es difícil consolar a una persona en momentos así…me dedique solamente a escuchar todo lo que esta persona tenía el deseo de expresar. Soy de la opinión que es mejor a veces escuchar a las personas cuando están pasando por un momento difícil.

Hay momentos en la vida que pasamos por VIVENCIAS o experiencias que no encontramos respuesta pero es ahí donde aprendemos a creer y a confiar en Dios. Llegamos a reconocer qué en los momentos difíciles nos podemos refugiar en Dios…que a veces pensamos que está lejos pero qué está muy cerca de nosotros. Es obvio que es difícil creer que todo lo que está pasando estará bien cuando uno puede mirar que todo está mal. Pero, si confiamos en Dios podemos tener esa paz y esa quietud que tanto nos falta en esos momentos.

Ricas bendiciones…y hasta pronto!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s